Un lugar para vivir

Por fin puedo decir que mi aventura Erasmus ha comenzado!

El pasado día 7 fue la subasta Erasmus de mi titulación, y por suerte para mí, no tuve demasiada competencia. De hecho, mi competencia fue nula, así que tuve la suerte de poder elegir entre todas las plazas ofertadas en Alemania, Austria y Suiza, aunque yo tenía muy claro que mi destino iba a ser la ciudad de Viena.

Tan sólo una semana después de conocer cuál sería definitivamente mi destino, y después de un grupo de Facebook y un perfil en Erasmusu con mucha gente deseando llegar a Viena, me he tenido que poner a buscar residencia. ¿Por qué tan pronto? Porque la demanda es enorme, y para poder elegir entre más opciones, nada como elegir rápido.

La forma más segura de encontrar un buen alojamiento en Viena es seguir “la versión oficial”, la OeAD. La OeAD ofrece una gran variedad de residencias de muy distintos precios, según su localización, los servicios que ofrece, si deseas habitación doble o individual, si prefieres baño propio o comunitario, etc. A la hora de elegir residencia, tienes que rellenar un formulario, en el que indicas qué residencia quieres, o si quieres poner varias opciones.

Europahaus

Mis dos opciones han sido la Europahaus Dr. Bruno Buchwieser y la Haus Erasmus. Mis motivos para elegir estas residencias es que ofrecen a un precio asequible (entre 300 y 350€) una habitación individual (mejor no arriesgarse a convivir con desconocidos) con baño propio y cocina comunitaria. Ambas residencias son conocidas por su ambiente erasmus, y ofrecen gimnasio, sauna, sala de fiestas y muchas cosas más.

Haus Erasmus

En mi caso he escogido una estancia de septiembre a junio, ya que aunque las clases empiezan en octubre, he decidido hacer un curso intensivo de alemán durante el mes de septiembre. Lo malo de las residencias es que hay que pagar una fianza de 750€ para asegurarte la plaza (se devuelven al acabar la estancia, restando las multas que te puedan poner). No es precisamente agradable tener que desembolsar 750€ antes de comenzar el viaje, pero en el caso de vivir en un piso tendríamos el mismo problema, con el añadido de que en Viena, para vivir en un piso compartido, es necesario tener una entrevista presencial con el dueño del inmueble, por eso la gran mayoría de estudiantes erasmus eligen las residencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s